Pensamientos o voces ofensivas

DkYtbtYU8AA_WMG

 

Muchas personas o digamos las que me conocen y saben lo que yo padezco me dicen: “¿Por qué no puedes controlar tus “malos pensamientos”? O ¿Por qué piensas tanto en eso? Solo deja de pensar en eso y ya…” Allí es cuando yo les explico que no es fácil ya que solo surgen y en cualquier momento, no lo puedo evitar.

Cuando hablamos de pensamientos ofensivos es esa voz interna que toda persona tiene que te dice un mal comentario con el objetivo de hacerte sentir mal así sea hacia mi persona o a otros, pero en la realidad esos “comentarios”, no vienen del verdadero tú. Es como por ejemplo en estos momentos mis “pensamientos ofensivos” se dividen en tres partes,  cuando se trata de comentarios burlista hacia religiones o algo parecido pues en mi mente solo digo “Diosito líbrame de todo mal pensamiento y de todo el mal en general, amén”, cuando se trata de pensamientos algo que para mí es asqueroso pues mi mente solo dice “Ya pues, que ladilla” y cuando se trata de pensamientos burlones o comentarios ofensivos hacia mi u otra persona que me parezca importante solamente digo “Estos pensamientos no existen”, mientras que yo hablo conmigo misma cuando surgen y digo esas palabras suelen desvanece.

La primera vez que mi pareja me acompaña a la consulta con mi psiquiatra favorito

1476104_797929513566440_1657851969_n

Mi pareja y yo llegamos a la clínica llamada “Vista Lago”, nos sentamos y esperamos que la secretaria nos llamara, éramos los primeros, nos llamó y pasamos al consultorio y allí le explique al doctor lo que sentía:

El doctor: “Jailene estas muy linda, como has estado, y quien es él?”

Mi persona: “Gracias doctor, bien en lo que cabe, él es mi pareja” luego me contradeci y dije, “pero en estos últimos días o digamos meses surgió algo nuevo y me he sentido mal. A parte sigo con el miedo de los objetos cortantes como cuchillos o tijeras.

El doctor: “Cuéntame…”

Mi persona: “He entrado en crisis por malos tratos, actitudes o confrontaciones por cosas pequeñas y hasta por no tomar las pastillas”

El doctor: “¿Cómo reaccionas?”

Mi persona: “En esos momentos lloro y grito, me pasa más cuando mi mamá de alguna manera me hace sentir mal porque en esos ataques ella no hace nada al respecto y le he dicho que puedo llegar al punto de explotar y suicidarme, pero eso no quiero, eso no implica que mi mamá no me quiera, pero ella dice que es por malcriadez y cómo va a ser malcriadez si esas crisis la agarro estando yo sola en la casa? Ella esta así desde que un familiar le metió la idea en la cabeza que yo no estoy enferma que lo que hago es por malcriadez”

El doctor: “Eso es algo estúpido porque después que pasa? No ganas nada. Dígale a ese tal doctor familiar suyo que estudie lo que yo he estudiado y pueda dar su opinión.

Mi persona: “Yo le dije que él no tiene derecho de decirme esas cosas porque él no es doctor”

El doctor asintió la cabeza con una sonrisa y me respondió: “Exacto”, luego le dije que esa persona me dijo que no le pidiera más consejo, solo al doctor… Y me pareció de mal gusto porque la familia se ayuda

El doctor: “Ese es el mejor consejo que pudo darte”, y allí entendí todo

El doctor: “Jailene cada vez que un comentario te haga sentir mal, sonríe cuando te lo estén diciendo, porque te lo digo? Si alguien te dice que estas muy flaca, responde con una sonrisa “como tú digas”, ahora te diré cosas insultantes y tú sonreirás y así hicimos mientras que el doctor me decía cosas yo sonreía… Él me dice “¿Te afecto?” a lo que yo respondí “no”

El doctor: “Ahora hagamos esto, mientras yo te digo cosas insultantes, no sonrías, ponte seria”, lo hice y él me vuelve a preguntar que si de alguna manera me afecto y yo le dije: “Un poquito”, el me responde: “Ves lo que trato de hacer?” , me quede en silencio y sonreí

El doctor: cuánto vale la opinión de los demás?

Mi persona: “Depende, yo misma le doy la importancia”

El doctor: “Eso es correcto y a ver cuál es tu nombre hijo?”, le pregunta a mi pareja y él responde “José Alexander”

El doctor: “José como tratarías a Jailene como tu mujer o como una puta?

Mi pareja: “Como mi mujer”

El doctor: “Es mejor tratarla como una puta, no ves que en ciertas ocasiones el marido o el esposo le dice a su mujer “Coño y la comida? Nojoda”, en cambio si vas a un burdel y el hombre la trata de “ Cariño estas muy linda, no te molestaría si te invito un café?”, lo que te quiero dar a entender es que la educación es muy importante, mi esposa se casó conmigo ella teniendo 20 años y yo nunca perdí la costumbre de llevarle el café a la cama, lo más importante para ustedes es el respeto

Le comenté al doctor que me había quedado en la casa de mi pareja por tres días si tomarme la pastilla y entre en crisis y él le respondió a mi pareja “Eso no se tiene que repetir, ella debe tomarse su pastilla diariamente”

El doctor: “Y en cuanto a los pensamientos con objetos cortantes, hay algo que entiendas José, esos son pensamientos psicóticos que son repetitivos”

Mi persona: “Esos pensamientos aparece solo con las personas que más quiero y son muy cercanas”

El doctor: “Jailene son solos pensamientos que quedan allí, pero no realizaras y para eso necesitas psicoterapias, te voy a dar un ejemplo; Mientras recortes algo con las tijeras ponte cerca de tu mamá, de tu papá o hasta de tu pareja y sigue haciéndolo, así mismo con el cuchillo ponte a cortar cebollas”

El doctor le dice a mi pareja: “Jailene no está loca, te lo dice un psiquiatra, ella es una mujer normal pero tiene un problema como toda persona, ella sigue siendo humana, es como cuando una persona pierde una parte del cuerpo digamos la pierna, sigue siendo humano, no?, ella se ve conmigo hace muchos años, le tengo mucho cariño y aprecio, ella puede hacer su vida normalmente, esto no le impide estudiar, trabajar y hasta formar una familia, ella es una bella persona y con esto terminamos la consulta”

Alex: “Doctor, antes de irnos quiero hacerle una pregunta que me comento mi pareja, “¿Qué es la dopamina?”

El doctor: “La dopamina es una hormona que a veces se desequilibria o se altera, pero Jailene ahorita la tiene controlada porque toma sus medicamentos

Alex me dice: “Amor, cuéntale lo de la montaña” y yo le dije al doctor: “Mi pareja me ayuda y me apoya en todo momento, hace estrategias para hacerme sentir bien conmigo misma”, y el doctor nos dijo: “Así tiene que ser”

El doctor despidiéndose estrecho la mano a mi pareja y a mí, nos levantamos y le dije:” Doctor deme un abrazo que lo extrañe mucho”, me dio el abrazo y yo con ganas de llorar porque tenía mucho tiempo sin verlo.

Mi pareja y yo salimos del consultorio, yo sé que Alex quiere llegar un día ser psicólogo y también por eso lo lleve a que conociera al doctor Elías Silva y vea la forma en que él explica, no solo por  eso porque yo considero a Alex una persona muy importante para mí y porque lo amo, yo muy feliz le pregunto a Alex: “¿Qué te pareció mi doctor? A lo que él me respondió: “Jugó con mi mente, y me dio las herramientas para cuidarte, me cayó muy bien y le agarre cariño”

(La consulta duró más de media hora y no entre tanto en detalles porque al tratar de explicarlo se pueden llegar a confundir)

El Doctor Elías Silva es quien me diagnostico trastorno esquizofrénico , para mi es el mejor doctor que he tenido y no lo cambiaría por nada, gracias doctor.

 

Entre en crisis en la casa de mi pareja a las tres de la mañana

baile

Me quedé en la casa de mi pareja por tres días sin tomar la pastilla y esto fue el resultado… Nos acostamos muy temprano recuerdo yo que eran las 9 y media de la noche del tercer día, yo estaba intentando dormir en otro cuarto, mientras lo intentaba la cabeza me daba vueltas, me venía todo tipo de malos pensamientos, pero no le pare, los pensamientos eran sobre muerte, suicidio, agredir, incluso de hasta cruzar la calle me iba a pasar algo malo a mí y la persona que me acompañé y hasta recuerdos de cómo empezó todo esto, mi mente plasmo aquel día que yo le decía a mis compañeras del liceo que si me iba a morir?

Eran las tres de la mañana y aún no podía dormir, me levanté varias veces al baño solamente para sentarme a pensar, volví a la habitación y me acosté de nuevo para ver si agarraba sueño y no podía los pensamientos eran constantes, no quería despertar a Alex, pero llego un punto que no podía más así que fui a la habitación donde estaba mi pareja y le di tres palmaditas por la espalda, llamando “Alex despierta” con un tono de desesperación, lo agarre por los hombros y lo sacudí de una manera suave diciéndole “Alex despierta por favor”, me temblaba las piernas y estaba llorando, él se despertó rápidamente y me pregunta: “¿Los malos pensamientos, amor?” y yo moví la cabeza hacia abajo diciéndole: “Si, no he dormido nada”, de inmediato me abrazo muy fuerte, me llevó hacia la sala, y me empezó a decir: “Todo va a estar bien, piensa cosas buenas” entre otras palabras, me llegó a calmar pero luego volvía esos malos pensamientos, mientras él me hablaba, él se agachó mientras que yo estaba sentada en el mueble, yo miraba hacia el lado derecho que era la cocina, y él me decía: “Mírame a mí”, me tocaba la mejilla y me giraba la cara para mirarlo a él de frente, mientras que yo lloraba, él me tocaba toda la cara y me agarro mi mano para tocar su carita, y me decía: “¿Sientes? esto es real”, él se paró y me dice: “Como a ti te gustaba la danza desde pequeña, vamos a bailar”, me levantó rodee mis brazos por su cuello y sus brazos me rodeaba la espalda, nos movíamos lentamente mientras lo miraba a los ojos y le decía que lo amaba y él me respondía que también me amaba.

Por ultimo me dijo: “Cuando vayas a dormir y te vengan esos malos pensamientos, repite estas palabras: “Estos pensamientos no existen, sueño bonito y nada me controla””, me acosté, cerré los ojos y decía lo que él me dijo que dijera, pude dormir un poquito y en cuanto paso media hora sentí que me miraban y cuando abrí los ojos era mi pareja, él me dice: “Vine a ver como estabas”, me besó y se fue a su habitación, luego dormí tranquila.

Ahora mi día a día es así, me vienen pensamientos malos y digo: “Estos pensamientos no existen”, y desaparecen.